Molitor, un establecimiento parisino desde hace 90 años

Inaugurada en 1929, Molitor fue durante 60 años la piscina más popular de París por sus dos piscinas y su ambiente vanguardista.

Cerrado en 1989 y catalogado como monumento histórico, el lugar es tomado por artistas y el edificio en ruinas se convierte en el templo del metro parisino.

Escalable y atrevida, Molitor dio la bienvenida a aquellos que querían compartir momentos extraordinarios. Juntos, hicieron el alma de Molitor y construyeron un legado que suplica ser transmitido.

1ER CAPÍTULO: 1929-1989

Érase una vez en el oeste de París, el nacimiento de un edificio extraordinario. Un simple triángulo de hormigón que rodeaba un lugar donde los parisinos podían nadar todo el año, patinar, jugar al golf, hacer deporte, tomar el sol y reunirse.

Fue en 1929 cuando abrió sus puertas “La Piscine Molitor Grands Etablissements Balnéaires d'Auteuil” para completar el enorme polideportivo que se estaba construyendo en el distrito 16 con el Parc des Princes, el Stade Jean Bouin y Roland Garros. Y para anclar las piscinas Molitor en un contexto deportivo, Johnny Weissmuller, cinco veces medallista olímpico, será convocado para la inauguración y oficiará como salvavidas durante el verano de 1929.

Pero la piscina Molitor se liberó rápidamente de su destino principal para convertirse en un lugar de reuniones y eventos: la gala de los artistas en 1931, de 1934 “La Fête de l'Eau” elige cada verano a la bañista más bonita; sin contar con los restaurantes, bar-tabaco y salón de peluquería que rodean esta piscina de otra índole.

La piscina de invierno es una fiel reproducción de la piscina original diseñada por Lucien Pollet, el arquitecto de Molitor. Tenía su oficina justo a la derecha de la entrada original a la piscina de invierno, ahora la entrada a Villa Molitor.
En las cabañas azules los bañistas se cambiaban y dejaban sus efectos personales. Sus iniciales fueron escritas con tiza por el grumete.

“Definitivamente fue mi período favorito de mi vida. El ambiente era maravilloso, trabajábamos de 7 a.m. a 7 p.m., la comprensión fue perfecta en nuestro equipo (...). Había muchos clientes habituales que venían por la mañana a reservar sus cabañas (siempre lo mismo). Nuestra herramienta de trabajo fue la clave para abrir las cabañas; el mío, el de Molitor, lo guardé como recuerdo. Estábamos tan acostumbrados que cuando llamamos a la puerta, “tac-tac”, reconocíamos por el sonido si había ropa dentro o si la cabaña estaba libre. "
Recuerdos de Dominique Thomas, grumete en Molitor, extracto del libro MOLITOR Las piscinas y la pista de hielo de Claude Weill.

El declive de la piscina Molitor se inició en 1970 con el cierre definitivo de la pista de hielo que sustituyó a la piscina exterior en invierno. Esta actividad ofrecida a los parisinos requirió 1 mes y medio de trabajo para su implementación, en apenas cinco meses de funcionamiento. Las pérdidas económicas fueron considerables.

Luego vino el sistema de filtración de agua que ya no funcionaba correctamente, el hormigón dañado por los vapores de cloro desde 1929 y el techo de cristal de la piscina de invierno para ser renovado ... El informe del arquitecto Jean-Paul Philippon arroja un hallazgo lamentable. Las obras necesarias para restaurar la piscina requieren la ampliación del contrato de arrendamiento y la renegociación de los derechos de explotación por parte de la dirección de piscinas Molitor. La ciudad de París se negará a dar seguimiento. Fue en 1989, fecha de vencimiento oficial del contrato de arrendamiento, cuando la Dirección entregó las llaves de la piscina Molitor al Ayuntamiento, que cerró las puertas del establecimiento por tiempo indefinido.

2DAKOTA DEL NORTE CAPÍTULO: 1989-2014

Es cierto que la piscina Molitor ha cerrado sus puertas pero volverán a abrir, sin su conocimiento, porque un edificio abandonado en París nunca está completamente abandonado.

Los grafitis aparecieron primero en las paredes exteriores de Molitor, luego en las barandillas, los lavabos se vaciaron de su agua y después de diez años, nuevos colores dieron vida al edificio en ruinas. Estas son las primeras etiquetas de unos artistas callejeros reconocidos hoy por el gran público y para todos un gran taller al aire libre. Muchos fotógrafos congelan para siempre las obras efímeras de Reso, Shaka, Katre, Kashink, Jace, Kouka, Nosbé y la lista sería demasiado larga para enumerarlas todas ...

El lugar también se convierte en escenario de espectáculos, fiestas y desfiles de moda organizados con la ayuda de la Compagnie des Maîtres-Nageurs.

Pero la ciudad de París no se ha olvidado por completo de Molitor. En 2007 lanzó una convocatoria de candidaturas para la rehabilitación y explotación del edificio abandonado. Colony Capital en asociación con Bouygues Construction y Accorhotels ganará el concurso para la rehabilitación de Molitor con un proyecto fiel a la arquitectura del edificio y respeto por su historia.

El trabajo comenzó en 2011, toda la piscina fue destruida porque la estructura y el concreto ya no eran lo suficientemente fuertes para durar más. Solo se pudo salvar la rotonda, la entrada a la 2 Avenue de la Porte de Molitor.

La reproducción de las piscinas de Molitor será fiel, muchos bañistas de la época reconocen las formas de las balaustradas, los mosaicos y los colores. La hija de Lucien Pollet, arquitecto de origen, que había vivido en Molitor, se conmovió al constatar que prácticamente nada había cambiado del lavabo de invierno que había conocido, subrayando así la calidad del trabajo de arquitectos, historiadores y artesanos del proyecto. .

3ThCAPÍTULO: 2014 HASTA HOY

Molitor reabre sus puertas el 19 de mayo de 2014.

La ciudad de París concede la explotación del edificio por el grupo AccorHotels y la empresa Colony Capital por un período de 54 años.

Molitor ya no es solo una piscina.

Es un hotel 124 habitaciones y suites diseñadas por el arquitecto Jean-Philippe Nuel, también detrás de la remodelación del Hôtel Dieu en Marsella, el hotel Mélia en La Défense y el Cures Marines en Trouville. Todas las habitaciones rodean la piscina de verano con la impresión de estar en Molitor como en un liner.

También es un restaurante, un bar, una azotea abierta a todos los que ofrecen platos de temporada a base de productos frescos, elaborados por el Chef y su equipo. Por el lado de la repostería, las creaciones caseras son un deleite para la vista y el paladar.

También hay una Spa de Clarins de 1.700 m² con, además de sus salas de tratamientos, hammam, sauna, sala de infusiones y sala de lectura. El Club Molitor que, además de sus instalaciones deportivas, ofrece clases grupales y actividades culturales durante todo el año.

Finalmente, cada visitante podrá encontrar el universo del Street Art que es parte integral de la historia de Molitor a través de las obras de las casetas de curiosidades, las exhibidas en las paredes del lobby del hotel y las más escondidas, en el desvío de un pasillo. Se invita a los artistas que conocieron a Molitor durante su período de abandono a regresar y dejar su huella en el nuevo edificio para hacerse eco de los grafitis que cubrían las paredes en ese momento.

Ingrese a una cabaña en la piscina de invierno y sumérjase en el mundo de Hopare, Katre, Jace, Artiste Ouvrier, Mademoiselle Maurice, Kouka, Bradley Theodore, Mosko & Associés, Balder, Indie 184, Fred Calmets, Shuck One y muchos otros.

La historia de Molitor se sigue escribiendo todos los días ...